Este año hemos ido a Italia, a la zona de la Toscana concretamente. No es un secreto que la zona es mágica, llena de pueblos medievales que mantienen el encanto de otras épocas. Lugares tremendamente turísticos y preciosos que todos conocemos por fotos, referencias, postales,…
Nosotros, como deformación profesional, hacemos fotos de otros monumentos: Las columnas de rescate cardíaco.
Nos hemos encontrado desfibriladores en casi todos los pueblos que hemos visitado. No sólo en el Ponte Vecchio o en casi todas las plazas importantes de Florencia. También en pequeños pueblos turísticos, donde los habitantes habituales no son más de cincuenta y que cuentan con desfibrilador en la plaza principal del pueblo.
Según los datos de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria, en España fallecen diariamente 100 personas por parada cardíaca. Estos datos se pueden reducir si se aplica la desfibrilación temprana. Es uno de los pasos claves para recuperar el ritmo cardíaco de la víctima, y es necesario disponer de un desfibrilador para llevarla a cabo.
El DESA y las técnicas de reanimación cardiopulmonar (RCP) aplicados en los primeros minutos de la parada cardíaca aumentan considerablemente las posibilidades de supervivencia de una víctima.
Es tan importante fomentar la formación de la ciudadanía en estas técnicas y disponer de DESAS que nos permitan llevar a cabo estas acciones, que no nos cansaremos de pedir que existan en lugares públicos, turísticos, con afluencia de público, lugares deportivos,… y que crezca la conciencia social de que todas las personas somos susceptibles de tener un accidente cardíaco y todas las personas somos susceptibles de salvar una vida. Sólo con nuestras manos.
Os enseñamos fotos de nuestro viaje. Una es del Ponte Vecchio (izquierda) y la otra de la plaza de la Catedral de Siena. Podíamos haber hecho muchas más porque nos hemos encontrado con una en cada sitio, pero por no repetirnos…

IMG_3806 IMG_3866