Desfibriladores en los hoteles ¿Por qué tan pocos?

Un estudio llevado a cabo por una empresa internacional de tecnologías de la salud, revela que en España, tan solo 3 de cada 10 hoteles de las principales ciudades españolas, están dotados de un desfibrilador que les permita actuar en caso de emergencia.

Una cifra muy por debajo de países como Francia o Alemania, donde la prevención se considera un aspecto mucho más relevante y se tienen en cuenta ésta serie de medidas preventivas.

Nuestra sociedad debería concienciarse más si cabe, que la formación en técnicas de RCP y primeros auxilios, como del uso del desfibrilador, son aspectos fundamentales que nos permitirían salvar la vida de cualquier persona en cuestión de segundos, por tanto, no se entiende éste nivel tan bajo en la adquisición de conocimientos y dispositivos que garantizan la salud de cualquier persona.

Desfibriladores en los hoteles ¿Por qué tan pocos?

Pregunta que tardaremos en lograr entender a pesar de su necesidad vital.

Las empresas deben ser conscientes que disponer de materiales, así como la formación requerida para sus trabajadores, les da un plus de seguridad y diferenciador del resto de empresas. Da una imagen de saber y querer estar al día en materia de salud, ya sea aplicado a su propio personal o para las personas que disfrutan de sus servicios en cualquier momento. Tendemos a pensar que nunca pasa nada, pero si llega el día en que sucede y no estamos lo suficientemente formados, ¿entonces que haremos?. Una vida no tiene precio, por tanto, toda inversión en desfibriladores es a la larga beneficiosa para ambas partes.

Pero mientras no cambie la mentalidad y la situación seguiremos preguntándonos:

Desfibriladores en los hoteles ¿Por qué tan pocos?.